Menu

- clave del riesgo penal -

El actual marco sobre la Responsabilidad penal de las personas jurídicas en España, tiene como principales referencias: 

- Por supuesto, el Código Penal, artículos 31 bis a 31 quinquies.

- La Circular de la Fiscalía General del Estado de 22 de enero de 2016.

- La Sentencia del Tribunal Supremo nº 154/2016, de fecha 29/02/2016.

La Circular (y la Sentencia como amplificador de esta postura) es particularmente insistente en el concepto de cultura de cumplimiento, “cultura ética empresarial” o “cultura corporativa de respeto a la Ley”. Es un concepto de márgenes aún difusos, pero sin duda refractario como ninguno, a los modelos de cumplimiento industrializados y de mera “clonación”.

Se trata de un concepto que requiere un cambio cultural, una aproximación hacia el cumplimiento normativo que invalida como opción única la respuesta binaria cumplir / no cumplir. Siguiendo las corrientes más actuales, se debe basar; (i) en la identificación y gestión de los riegos legales, (ii) en una actualización constante del panorama normativo y jurisprudencial que es fuente de tales riegos y (iii) en un modelo de trabajo basado en que los comportamientos de los miembros de una organización estén orientados al cumplimiento, como vía para aumentar el valor de la organización, de sus productos y/o de sus servicios.

Dice el Diccionario de la RAE, como tercera acepción del término “Cultura”, que ésta es el “Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.”

Por su parte, el Prof. Gómez Pellón, en su curso “Introducción a la Antropología Social y Cultural” señala que “Entendemos por cambio cultural o por cambio social la transformación que afecta a la cultura y a las instituciones sociales con el paso del tiempo.”

En materia de Cumplimiento Normativo o Compliance o, cerrando más el foco, en cuestiones de responsabilidad penal de las personas jurídicas, estamos asistiendo a una situación poco habitual: el cambio de cultura corporativa es una exigencia, más que una consecuencia de una determinada evolución.

Aun con todo, el cambio es un camino que conlleva un proceso de interiorización, el empleo de recursos y de tiempo, y que debe articularse a través de los siguientes elementos esenciales:

- Marco normativo, encabezado por un Código de conducta / ético.
- Canal de denuncias interno.
- Compliance Officer autónomo y con recursos propios.
- Formación y concienciación.
- Régimen disciplinario.

Añade el Prof. Gómez Pellón que “Ahora bien, la transformación más frecuente de las sociedades es la que se produce, generalmente, por la recepción de innovaciones llevadas a cabo en otros grupos humanos. Las sociedades receptoras, una vez comprobado su éxito, se limitan a aceptar estos cambios, añadiendo elementos que permitan el ajuste a la cultura receptora.”

Traída la cita a la materia que estamos tratando, podría decirse que (como se puede apreciar en el día a día del trabajo con las empresas) la gran mayoría de las compañías están a la espera de que “otras empresas” cambien (o mejor dicho, adopten) una cultura de Corporate Compliance, antes de decidir si van a cambiar, cuando lo van a hacer, y cómo, la suya propia.

Existe una cierta sensación de ajeneidad y lejanía respecto a la problemática del Corporate Compliance, que es mayor cuanto menor es el tamaño de la empresa y su actual cultura frente a sus propios riesgos.

La realidad pone de manifiesto que procrastinar las acciones para enfrentar esta necesidad, aumenta considerablemente el riesgo. Además de que la citada Sentencia sea en sí misma un hito (que se verá complementado por diversos pronunciamientos), los ejemplos que hacen tangible el riesgo están en los medios: i) el FC Barcelona está siendo investigado y acaba de nombrar una Compliance Officer, ii) Telefónica está siendo investigada (es decir, lo que antes habría sido imputada), al igual que Lazard Asesores Financieros, con relación a uno de los procedimientos contra Rodrigo Rato.

Por tanto, las empresas pueden adoptar dos posiciones: i) esperar a que las “innovaciones llevadas a cabo en otros grupos humanos” les sean de interés cuando se vean incorporadas a procedimientos penales, en los que cambiar su cultura de Corporate Compliance sirva, a lo sumo, para reducir la pena; o ii) adoptar un modelo de Corporate Compliance que responda a su propia realidad, a saber: tamaño, actividad, ubicación, enfoque de riesgo, precedentes, etc.

Como ejemplo ilustrativo, la reciente Circular de la FGE, cuando se refiere a las  PYMES, indica que; “las características de los modelos de organización y control (…) deberán acomodarse a su propia estructura organizativa”).

De una elección correcta, dependerá la fortaleza de la invocación de la eximente en sede judicial.

Fco. Javier Carbayo

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto creados por las páginas web que estas visitando, el archivo se almacena en la carpeta o subcarpeta de tu navegador. En ellos se recopila información de navegación del usuario y sus preferencias, para poderle reconocer y darle mejor servicio, haciéndole más fácil la navegación y uso de la web.

Las cookies no pueden dañar su equipo. No son ficheros ejecutables, ni virus y no pueden propagarlos.Ninguna cookie puede extraer información del disco duro del usuario o robar información personal. 

Tipos y finalidades de las cookies

1. Segúnla entidad que las gestione.

- Cookies propias: Son aquéllas que se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el propio editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

- Cookies de tercero: Son aquéllas que se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio que no es gestionado por el editor, sino por otra entidad que trata los datos obtenidos través de las cookies.

2. Según el plazo de tiempo que permanecen activadas en el equipo terminal.

- Cookies de sesión: Son un tipo de cookies diseñadas para recabar y almacenar datos mientras el usuario accede a una página web.

- Cookies persistentes: Son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidos y tratados durante un periodo definido por el responsable de la cookie, y que puede ir de unos minutos a varios años.

3. Según su finalidad.

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado en base a criterios como el contenido editado o la frecuencia en la que se muestran los anuncios.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies utilizadas en nuestra web:

 

Periodo de almacenamiento

Finalidad

 cookie de sesion

 esta cookie se guarda con la finalidad de mantener la sesion activa durante el tiempo de uso de la web.

 

 

 

 

Configuración de las cookies

Puede modificar la configuración de su navegador para restringir el uso de las cookies. Le informamos que al bloquear las cookies puede impedir que ciertas páginas se muestren correctamente.

Puede consultar las instrucciones para la configuración de cookies en las secciones de "Ayuda" de cada navegador: Firefox, Chrome, Explorer, Safari… o en http://www.aboutcookies.org (inglés)

APT.ES no es titular de los anteriores enlaces por lo que no asumirá ninguna responsabilidad de su contenido ni actualizaciones.

 

>